Mié30092020

Última actualizaciónMar, 29 Sep 2020 12pm

Back Está aquí: Inicio Con critério De mascarillas y máscaras de pasotas del coronavirus

De mascarillas y máscaras de pasotas del coronavirus

Columna escrita por Miguel del Río

Comprometerse a algo para luego no llevarlo a cabo se conoce como incumplir. No pienso que España esté ahora abarrotada de turistas, pero lo que sí es seguro, pensamiento bastante extendido, es que hay incumplidores e insensatos al doblar cada esquina. El coronavirus amenaza con rebrotar fuertemente. En realidad, nunca se ha ido, aunque idiotas y majaderos no hacen otra cosa que tentar al bicho para que contagie más, especialmente en las reuniones fuera de lugar. Nos han pedido, por activa y por pasiva, sobre todo los sanitarios (¡gracias, siempre!) que mucho ojo: distancia social y mascarilla bien puesta. Muchos la llevan en todos los sitios menos donde deben, tapando boca y nariz.

España es así, y encima nos regocijamos al reconocerlo. Vamos a tener que obligar a hacer las cosas bien, porque de otra manera es imposible parar a esta legión de pasotas, que hacen oídos sordos a las prevenciones y nuevos anuncios de casos positivos en Covid. Cuando ocurra, nos quejaremos de falta de libertades. No sé quién es más virus, si el que llegó de Wuhan, China, o el que ya teníamos aquí instalado, bien inoculada la falta de coherencia y sensatez dentro de una sociedad egoísta, que no responde cuando más se la necesita. ¡A ver por dónde nos salen ahora las televisiones para pedir esa sensatez!, cuando antes escondieron ataúdes y muertos, cuya visión hubiera sido terapéutica para la mucha tropa que se jacta de que el Covid no va con ellos/ellas, y tampoco lo van a contraer.

Las mascarillas nos protegen, mientras a algunos les va más las falsas máscaras que les hacen sentirse inmunes al contagio, de ahí que hagan lo que les venga en gana. Son el auténtico problema de un coronavirus que puede hundir este país. Todo aquello tan bonito, expresado en la cuarentena, que lo íbamos a hacer mejor, a cambiar para bien, era más falso que los billetes del Monopoli. Los ciudadanos tenemos que reaccionar contra estos otros anticiudadanos. Mascarillas, sí. Distancia social, sí. Apelotonamientos innecesarios, no. Tantas malas conductas que pongan en riesgo la seguridad de los demás, totalmente inadmisible.