Sáb18112017

Última actualizaciónSáb, 18 Nov 2017 8am

Back Está aquí: Inicio Con critério Bicis, coches y peatones

Bicis, coches y peatones

Columna escrita por Miguel del Río

Si flexibilidad significa capacidad para adaptarse con facilidad a las diversas circunstancias o para acomodar las normas a las distintas situaciones y necesidades, el término viene que ni pintado para vincularlo a la situación actual de cohabitación entre peatones, coches, motos y bicicletas. Los carriles bici crecen como las setas, y es tal su incremento que desborda el conocimiento de las normas de urbanidad que deben cumplir unos y otros.

Oigo quejas de todas las partes, los que van andando, los que lo hacen sobre cuatro ruedas y también sobre dos. Pero no se trata de dar la razón a unos frente a otros, sino de poner en permanente práctica lo que creemos como razonable hacer dentro de una convivencia habitual que ha de desembocar siempre en civismo. Desde luego, entre coches y bicis, me quedo con los ciudadanos que van andando. Lo que se pretende es conocer lo que se debe y no se debe hacer dentro de las cambiantes ciudades, en las que se está dando una clara preferencia al transporte público, al uso de la bicicleta y, por supuesto, a caminar tranquilamente por las aceras. Pese a todo, no podemos obviar que las urbes se abastecen de la logística, y que para que lleguen los productos a las tiendas y supermercados hay que acercarlos en camiones y furgonetas. Lograr este equilibrio requiere pues sumar cabeza, de cara a atender todas las necesidades que se tienen dentro de unas localidades en las que se vive, se trabaja, hay negocios, talleres y otros muchos servicios por utilizar. Flexibilizar acarrea igualmente delimitar cómo unos y otros debemos actuar, con el frente común de respetar las señales de circulación, los semáforos, pasos de peatones, y la velocidad a la que ir. Ninguna calle puede ser un circuito de carreras, ni ningún carril bici un velódromo. Hay que habituarse a los cambios, tomar nota de los incidentes que se producen para evitarlos, y entre todos hacer factible la normal convivencia entre coches y bicis, con el peatón como auténtico protagonista.