Mié20012021

Última actualizaciónMar, 19 Ene 2021 1pm

Back Está aquí: Inicio Con critério La pandemia y las libertades individuales

La pandemia y las libertades individuales

Columna escrita por Miguel del Río

A mi entender, la auténtica grandeza de un país radica en que los poderes públicos que nos representan preserven siempre los pilares y valores sagrados en que se soporta una determinada democracia. Pasa con Francia, y su famoso lema de liberté, egalité y fraternité (libertad, igualdad y fraternidad). Por la misma razón, China puede ser ya la potencia económica número uno, tras la pandemia creada por ellos mismos, pero sus ciudadanos no gozan de derechos ni libertades. Otro ejemplo: Estados Unidos, reconocido aún como el país más poderoso e influyente del planeta, ha retrocedido mucho en derechos durante el mandato de Donald Trump, y para pésimo ejemplo están las revueltas raciales constantes, primera patata caliente que deberá resolver el nuevo presiente, el demócrata Joe Biden.

Igualmente, en todo lo relacionado con la pandemia del Covid-19 y las actuaciones de los ciudadanos frente a estados de alarma o toques de queda, ni la propia Unión Europea y los países que la conforman, como España, se libra de los intentos de retocar, reformar o adaptar derechos, lenguaje habitual utilizado por el poder cuando lo que se pretende es controlar más.

En nuestro país hemos tenido casos recientes, y aún estamos inmersos en otros. En el paquete hay de todo: reformas en el Poder Judicial, declaraciones de estados de alarma que no se ajustan al guión constitucional, o inmiscuirse en la libertad de prensa, sacando nuevamente a la palestra la regulación de las noticias falsas. Es claro que la pandemia va a dejar muchas secuelas políticas (Trump), económicas (las que más) y sociales (incontables en la medida de que afectan al presente y futuro de las familias). Por lo tanto, la crisis en sí es lo que interesa paliar, en lo que hay que trabajar, lo que se debe subsanar por el bien general. Meterse ahora en otras cuestiones, como nueva legislación sobre materia de libertad de información, no es aceptable. Creo que la ciudadanía, en general, empieza a pensar lo mismo. Que una cosa es el Covid y otra muy distinta aprovechar para crear nuevas e innecesarios controles.