Mié21102020

Última actualizaciónMié, 21 Oct 2020 2pm

Back Está aquí: Inicio Con critério

A mil jodidas millas de estar bien

Columna escrita por Nando Collado

Leo en El Faro de Cantabria la crónica semanal de Román Alonso desde Inglaterra. Un reportero gráfico obligado por la vida a buscarse las habichuelas en otro terreno de juego. Lejos de la tierra que le vio nacer. Él y su familia. Me entristeció, semanas atrás, cuando, al escribir del Ferry, trazó una larga línea con cada metro de separación que iba sumando desde la cubierta el día de la despedida, hace ya algún tiempo. Cuando la voz cantarina se quiebra porque ya hay poco que cantar, a la espera de recuperar el aliento en tierra extraña. Creo que lo ha logrado o está en vía de ello, aunque implore una racha de nordeste de vez en cuando y, sobre todo, unas rabas con un medio de por medio. Ofrézcanle, no tengo duda de que dirá como Don Camilo: “Si se empeña…”

Leer más...

Más casa, menos calle, hasta que marche el Covid

Columna escrita por Miguel del Río

Quedarse más en casa, lo que no quiere decir enclaustrarse, se erige en muchos países europeos como la acción más eficaz para evitar contagios y muertes por Covid. Por supuesto, mirar para otro lado o hacer las cosas a medias, es precisamente lo que nunca tendría que haberse producido, dando tan pésima sensación dentro de Europa sobre que cada país hace los deberes por su cuenta, sin preocuparse de los demás. Francia ya está en el toque de queda o Bélgica cierra sus bares.

Leer más...

Eddie no ha muerto

Columna escrita por Nando Collado

El día que vas a afilar el lápiz te quedas sin sacapuntas. O pierdes algo que te ha acompañado durante los últimos 40 años. Tenía pensado escribir sobre los delitos que el juez García Castellón le atribuye al vicepresidente del Gobierno de España, señor Pablo Iglesias, y del ‘Eau du Roi’ que el Ejecutivo de la nación le va a restregar a Felipe VI por el sobaco para que pueda pasear libremente este viernes por Barcelona y que tal aroma, al menos, no provoque un disgusto irreversible (telele indepe) a Aragonés, Rufián o Colau.

Leer más...

El Rey, por la ingle

Columna escrita por Nando Collado

Apenas hablan inglés o lo hablan muy mal, pero tienen una especial habilidad, que roza la gracilidad, en pasarse al Rey por la ingle. Entre el gentilicio y el sustantivo tiran por la botánica: mucho matorral para convertir el escenario en un ‘marranal’. Por eso cuando se le pregunta a destacados miembros del Gobierno por qué no acude el jefe del Estado a un acto judicial en Barcelona, al que ha ido en otras ocasiones, despejan a córner con el borceguí de un tuercebotas. ¿Quién ha tomado la decisión?, pregunta el periodista por tercera vez. Pero obtiene las mismas respuestas que en las dos ocasiones anteriores: quien la tenía que tomar (y está muy bien tomada, se regodea uno de los entrevistados con esa sonrisa torpe, que pretende ser irónica, de Pierre Nodoyuna). Sólo hace falta que nos cuenten que quieren poner al monarca ante su prepucio (por eso de que el Rey –defienden sus detractores- lo es únicamente por bragueta), cuando en realidad quisieron decir precipicio. Pero, qué más da, si la especialidad de la nueva política es confundir lo que sube con lo que baja.

Leer más...

Madriz

Columna escrita por José Ángel San Martín

Madrid se lee y se pronuncia Madriz. Es la capital de España, este país de naciones que acaba de entrar en su otoño más crudamente invernal. Mariano José de Larra dejó escrito, poco antes de darse un tiro en la sien a los 27 años, que “escribir en Madrid es llorar”.
Y eso que Larra no asistió al trampantojo del lunes 21 y las 24 banderas que disfrazaban dos bandos irreconciliables: el de Sánchez y el de Ayuso. En este par de banderías sobresalen dos oficiales con más galones que escamas. Simón capitanea las tropas de Sánchez y Miguel Ángel Rodríguez (MAR) dirige las de Ayuso. No es extraño, pues, que la presidenta nade en un MAR de dudas. Ni sorprende que el ubicuo Simón embriague más que su homónimo vino de mesa con tanta verborrea en sesiones de mañana, tarde y noche.
Madriz es un enorme poblachón manchego como bien escribió, sin llorar, Azorín. Una capital donde cometer a gusto los siete pecados capitales. Un refugio seguro para que te dejen vivir siempre en paz, como asegura, también sin llorar, el periodista Rafa Latorre. Madriz nunca se confinará porque nadie acierta con sus verdaderos confines. Pero llorará amargamente a sus muchos y próximos muertos. Madriz no deja frío a nadie, ni siquiera el hielo del palacio que hace tan pocos meses almacenaba cientos de ataúdes. Madriz duele las 24 horas del día, desobediente a todo tipo de paracetamoles, ibuprofenos y remdesivires.
Los dos apuestos contendientes, Pedro e Isabel Natividad, ya se han puesto en lo peor. Ayuso se juega el trono de Madriz y no le bastará para conservarlo con haberse visto las ocho temporadas de la serie. Al presidente, ídolo de taimados, le han rebautizado los corifeos de la Comunidad de Madriz Su Sanchidad. Cosas de este singular ajedrez sólo para comunicadores.
“Escribir en Madrid es llorar, es buscar voz sin encontrarla, como en una pesadilla abrumadora y violenta”, escribió nuestro llorado Larra. Pues eso.
@JAngelSanMartin

La Inmobiliaria, un barrio confinado

Columna escrita por Fernando Uría

“La Inmobiliaria es un gueto” cuántas veces habrás escuchado esta frase. Y, la verdad, es que por unos días se acerca bastante a la realidad. Un gueto sometido a un cordón policial, con calles cortadas y restricciones para el comercio, la hostelería y el tránsito normal de las personas, incluídos los chavales del Pereda que se quedaron sin clases presenciales recién comenzado el curso.

Leer más...

¿Han hecho bien los colegios en abrir y empezar las clases?

Columna escrita por Miguel del Río

Si esperanza es la confianza en que se realice algo que se desea, y si positivo significa que produce algún beneficio, entonces me inclino porque se ha hecho bien en abrir las escuelas, institutos y universidades, para empezar las clases. En muy variado lo que desde la educación se enseña. Frente al Covid-19, resulta una fuerza motriz poderosa para lograr la sociedad del comportamiento adecuado ante la prevención, especialmente por parte de nuestros jóvenes. Resulta que esta pandemia pretende hacerse un hueco permanente entre nosotros, y para nada debemos permitirlo ni ponérselo fácil al bicho.

Leer más...

La pantera nazarí

Columna escrita por Nando Collado

A la hora de escribir esta crónica, media provincia de Granada busca a una pantera negra que himpla entre los olivares. Si no fuera porque Antonio David ha dado una exclusiva a Lecturas, la ‘noticia felina’ no tendría rival, con esa gente labriega temerosa de encontrarse a la bicha de ojos claros dentro de un armario, el ‘déjà vu’ cumbre de la canción de Rafaela Carrà.

Leer más...

Seis meses desde la cuarentena y este país no cambia

Columna escrita por Miguel del Río

Los portugueses nos ven arrogantes, los franceses no entienden por qué comemos tan tarde, y los alemanes valoran más el sol y las costumbres de vivir tanto la calle que tenemos los españoles. A lo que opinan los diferentes ministros de finanzas de Países Bajos, sobre que no pegamos un palo al agua, no voy a hacer mayor mención. El caso es que yo le doy mucha importancia a esto de la Marca España, y más ahora que estamos tan flacos en economía y tan hinchados en número de ERTES y paro.

Leer más...

Nos hemos ganado a pulso el regreso a la crisis sanitaria

Columna escrita por Miguel del Río

Me siguen llamando amigos para consultarme si han hecho bien durante el verano, en seguir todas y cada una de las recomendaciones sanitarias para esquivar el coronavirus, porque les da la sensación de que han perdido relaciones sociales de tanto decir no a determinadas salidas o quedadas en barbacoas y demás comilonas, fiestas y reuniones vacacionales. No tardo ni dos segundos en contestarles: “Por supuesto que habéis actuado correctamente, aunque gilipichis ha habido siempre”.

Leer más...

Bosé: passé composé

Columna escrita por Nando Collado

Ahora recuerdo aquella panadería de 1977, donde un grupo de chicos y chicas matábamos las tardes aprovechando que, a partir de las siete, ya no había hornada a la que aguardar. Una España en blanco y negro a la espera de los colores televisivos de 1982, maldito Mundial que nos envió una vez más para casa, entonces tan cerca, con dos palmos de narices y a dos velas.

Leer más...