Lun10122018

Última actualizaciónDom, 09 Dic 2018 12pm

Back Está aquí: Inicio Cantabria El Gobierno invierte 700.000 euros en una autoescala que reforzará la seguridad del Parque de Bomberos occidental

El Gobierno invierte 700.000 euros en una autoescala que reforzará la seguridad del Parque de Bomberos occidental

El Gobierno de Cantabria ha invertido cerca de 700.000 euros en una nueva autoescala de última generación que reforzará la seguridad del Parque de Bomberos de la zona occidental de la región y redundará en una mayor protección en situaciones de emergencia. Así lo ha señalado el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, en el acto de presentación del vehículo, al que ha calificado de "joya" y del que ha destacado su "multitud de prestaciones" para garantizar el derecho a la seguridad de todos los ciudadanos.

De la Sierra ha reiterado la "obsesión" del Ejecutivo cántabro por modernizar los servicios de emergencias de la Comunidad Autónoma y ha hecho hincapié en que el principal objetivo es mejorar la eficacia y la seguridad tanto de los vecinos como de los bomberos de la región.

Asimismo, De la Sierra ha recordado que, desde el comienzo de la legislatura, el Gobierno regional ha ampliado la flota de vehículos del 112 con dos autoescalas y una bomba rural pesada, lo que le ha llevado a tener el "mayor y mejor parque móvil de la historia del servicio". En este sentido, el titular de Presidencia ha subrayado que, en los últimos tres años, la inversión ha sido de 2,8 millones de euros con la que, además de la renovación del parque móvil, se está acometiendo la reforma integral del parque de emergencias de Reinosa.

Por su parte, el gerente del 112 en Cantabria, Fidel Cueto, ha destacado las "grandes virtudes" de la autoescala, que se resumen en cuatro: su pequeño tamaño, que lo hace más accesible en cualquier tipo de zona; la gran capacidad de carga que tiene la cesta, 400 kilos, cuando lo habitual son 200; los 33 metros de altura que puede alcanzar y la integración de mangueras de agua en la propia cesta.

En el evento, que ha tenido lugar este mediodía en la plaza del Ayuntamiento de Cabezón de la Sal, han estado presentes también el director general de Protección Civil y Emergencias, Luis Sañudo, y varios alcaldes de los municipios de la zona que han podido comprobar, en primera persona, las capacidades que ofrece el vehículo gracias a una demostración que han realizado los bomberos.

Un vehículo todoterreno y más seguro

La nueva autoescala del servicio de emergencias 112 del Gobierno de Cantabria es un vehículo moderno y compacto, dotado de las últimas prestaciones del mercado. Presenta un tamaño más reducido de lo habitual, de 7 metros de longitud y 2.5 metros de anchura. Esta característica facilita su acceso y utilización en lugares pequeños y/o de reducido acceso lo que permitirá su entrada y manejo, por ejemplo, en cascos urbanos o pequeños caminos. Su masa máxima autorizada es de 18.000 kilogramos y el bastidor es de dos ejes con tracción trasera 4x2.

El cuerpo de la escalera se compone de cinco tramos, lo que hace que el vehículo sea más pequeño en comparación con otros similares de cuatro tramos. Además, el quinto tramo es articulado, lo que posibilitará superar obstáculos y alcanzar la parte trasera de elementos como muros, petos y árboles, entre otros.

En cuanto a la cesta de salvamento, tiene una capacidad para cuatro personas y un máximo de 430 kilogramos, y puede desmontarse con facilidad cuando sea necesario.

El nuevo vehículo dispone de control de emisiones para propiciar un menor consumo de combustible y, por lo tanto, una disminución de la huella de carbono, que favorece una reducción de gases contaminantes.

En cuestiones de seguridad, el vehículo viene equipado con la función avanzada de frenado de emergencia (AEB) que avisa al conductor cuando existe riesgo de colisión, y puede llegar a activar el freno de emergencia en caso de riesgo inminente. También incorpora la alerta de cambio de carril (LDW) que advierte al conductor si el vehículo efectúa un movimiento lateral no intencionado gracias a una cámara que supervisa de forma permanente la posición del vehículo entre las líneas divisorias de carriles. El sistema de control de frenada electrónica (EBS) viene a completar los elementos de seguridad en la conducción.