Mar22062021

Última actualizaciónLun, 21 Jun 2021 1pm

Back Está aquí: Inicio Cantabria El Gobierno de Cantabria se suma al proyecto FES de la Plataforma de Juego Sostenible para fomentar hábitos saludables de ocio entre los jóvenes

El Gobierno de Cantabria se suma al proyecto FES de la Plataforma de Juego Sostenible para fomentar hábitos saludables de ocio entre los jóvenes

El Gobierno de Cantabria ha decidido sumarse al proyecto FES (Formación, Educación y Sensibilización) impulsado por la Plataforma de Juego Sostenible, una entidad formada por empresas del sector, con el fin de fomentar hábitos saludables de ocio y prevenir las adicciones en los jóvenes menores de edad y que está dirigida especialmente a los estudiantes de ESO, bachiller, FP y a las familias.

Para el cumplimiento de este objetivo, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha abogado hoy por fomentar medidas en el ámbito educativo para prevenir las adicciones al juego o el mal uso de las nuevas tecnologías entre los jóvenes, lo que se reflejará muy pronto en un nuevo convenio de colaboración entre las consejerías de Presidencia y de Educación. Además, de forma paralela, ha defendido una mayor protección legal de los colectivos más vulnerables, tal y como establece la próxima ley autonómica del juego y otras actuaciones ya implantadas en nuestra región por el propio Gobierno.

El jefe del Ejecutivo regional, junto a las consejeras de Presidencia, y de Educación, Paula Fernández, y Marina Lombó, respectivamente, ha asistido esta mañana a la presentación de este proyecto, que ha reunido a un grupo de alumnos del colegio Calasanz de Santander, y que ha incluido una charla con el comunicador Pedro García Aguado, excampeón olímpico de waterpolo y experto en trastornos de la conducta y adicciones.

Revilla ha reconocido estar “muy sensibilizado” ante el problema social del juego patológico y los trastornos por un uso problemático de internet entre los jóvenes, lo que ha descrito como una “lacra” y una “adicción peligrosísima”, y ha defendido abordarlo desde la doble vertiente de la educación, como “asignatura obligada” para familias y jóvenes, y una mayor protección legal.

Respecto a las normas legales, ha dicho que Cantabria trabaja de forma “adecuada” con el nuevo anteproyecto de Ley del Juego, que espera se apruebe con el “mayor consenso posible” en el Parlamento, pero ha ensalzado la presencia y unión demostrada hasta el momento por todos los sectores implicados.

En este sentido, el presidente ha resaltado también el diálogo abierto por la Consejería de Presidencia para que “todo el mundo aporte su punto de vista”, “conciliar intereses”, pero, sobre todo, “preservar que los jóvenes caigan en una práctica tan terrible y nociva como el juego”.

El presidente autonómico se ha dirigido también a los jóvenes, a quienes ha animado a aprovechar sus momentos de ocio y tiempo libre en la cultura, en el deporte y en el estudio para una mejor preparación en el futuro.

Regulación “pionera”, “ambiciosa” y “equilibrada”

Por su parte, la consejera de Presidencia, Paula Fernández, ha destacado las políticas “pioneras” que ha desarrollado Cantabria en materia de juego responsable con el objeto de conciliar una actividad económica con la protección y el amparo de los menores y los más vulnerables, y que culminarán con la próxima aprobación de la Ley de Juego.

Ha valorado, igual que el presidente, el consenso y entendimiento entre los distintos sectores implicados para conseguir en Cantabria un “objetivo mutuo” como es la protección de las personas más vulnerables al juego. Asimismo, ha destacado la colaboración activa de su departamento con el Ministerio de Consumo, competente para limitar el acceso de los menores al juego on line. “Como bien sabemos todos (…), el problema del juego en los menores comienza a un ‘clic’ de los dedos en sus teléfonos móviles”, ha apuntado Fernández Viaña.

Por todo ello, ha considerado que, ante un tema controvertido, “Cantabria da la cara y aborda este asunto de inicio a fin promoviendo un diálogo”, ha dicho Fernández, quien ha subrayado que “estar callados y parados no es más que retroceder”.

Cristina García, responsable de la Plataforma Juego Sostenible, ha agradecido el apoyo del Gobierno de Cantabria a las políticas de juego responsable y ha resaltado el anteproyecto de ley de Juego de Cantabria, que ha descrito como una norma “profunda, ambiciosa, equilibrada” y “hasta valiente” y que, entre otras cuestiones, implantará el control de acceso en todos los establecimientos de juego.

Asimismo, ha destacado la implicación de la industria del sector para poner en marcha el Proyecto FES, un “esfuerzo encomiable” de responsabilidad social corporativa y de colaboración público-privada para avanzar “en todas las caras” de este problema mediante la educación de jóvenes y familias y mayores controles legales.

Por último, el comunicador Pedro Aguado, que posteriormente ha realizado una charla con los alumnos del Colegio Calasanz, ha puesto el acento en la formación de padres y jóvenes para conocer el “océano digital”, prevenir riesgos y reconducir los trastornos. En el entorno digital y el mal uso de las tecnologías, ha advertido, no solo el problema son los juegos de azar, sino también la intercomunicación a través de redes sociales y los videojuegos

Este acto de presentación, celebrado en el Palacio de Festivales y que ha podido seguirse a través de las redes sociales del Gobierno, ha reunido a representantes de todos los sectores implicados en el sector del juego, miembros de la comisión que ha participado en la redacción del anteproyecto de ley, así como los portavoces de todos los grupos parlamentarios.

¿Qué es el Proyecto FES?

El Proyecto FES es una herramienta de sensibilización, que responde a preocupaciones sociales referidas al riesgo de desarrollar adicciones comportamentales por parte de los adolescentes, en los ámbitos de su ocio y del juego.

El proyecto da visibilidad al excesivo tiempo que dedican los jóvenes a videojuegos, móviles, redes sociales y nuevas tecnologías.

Con esta iniciativa, se pretende provocar la sensibilización en los jóvenes
para evitar los trastornos provocados por esas prácticas. Debe destacarse del proyecto que incorpora tanto información para adolescentes de 12 a 17 años, como para padres, educadores y especialistas para poder abordar este problema social que va en aumento y que se ha incrementado tras el confinamiento por la pandemia de la COVID-19.

El Proyecto está impulsado por la Plataforma de Juego Sostenible, una entidad formada por empresas del sector del juego, coordinada con asociaciones y operadores de Cantabria, y cuenta con la colaboración de Pedro García Aguado como embajador y responsable de las charlas para jóvenes y los talleres para padres, que, desde su dilatada experiencia, ayudará a la comunidad educativa al manejo y afianzamiento de los principales mensajes.

Medidas de Cantabria sobre juego responsable

Cantabria inició en 2018 las acciones para introducir políticas de juego responsable con el fin de reducir los riesgos para la salud y ajustar la oferta de salas de juego a la población. Entre ellas, destaca el régimen de distancias entre los propios locales de juego y también con respecto a los centros escolares y centros de atención de ludopatías (distancia mínima de 500 metros), uno de los más restrictivos del país y en vigor desde 1 de enero de 2020.

Igualmente, en materia de planificación, ha establecido una caducidad de los estudios de viabilidad necesarios para la concesión de las posteriores licencias de apertura, que ha posibilitado que hayan decaído 11 nuevas licencias de salas de juego en Cantabria.

El Gobierno mantiene en suspenso las autorizaciones de apertura de nuevos locales de juego y apuestas, mientras se tramite la nueva norma reguladora del sector, con el objetivo de salvaguardar a los colectivos de especial protección, los menores y personas con ludopatías.

Por otro lado, Cantabria cuenta con un nuevo decreto regulador del servicio de admisión obligatorio, que impede el acceso a los locales de juego a los menores y a las personas que están inscritas en el registro de interdicciones.