Sáb24082019

Última actualizaciónDom, 25 Ago 2019 11am

Back Está aquí: Inicio Bahía de Santander La ciudad recuperará su calle más antigua con las obras iniciadas en el entorno de la Catedral

La ciudad recuperará su calle más antigua con las obras iniciadas en el entorno de la Catedral

Santander recuperará su calle más antigua tras las obras de remodelación del entorno de la Catedral que se han iniciado este miércoles y que se prolongarán durante los próximos 6 meses, con la inversión de casi medio millón de euros por parte del Ayuntamiento en un proyecto que incluirá actuaciones arqueológicas para identificar posibles vestigios de la época romana y medieval, de cara a su puesta en valor.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha comprobado el comienzo de los trabajos, acompañada por el obispo, Manuel Sánchez Monge; el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz; y el arquitecto Clemente Lomba, autor del proyecto.

Igual ha explicado que se trata de una actuación singular, que enlaza directamente el presente de la trama urbana de la ciudad de Santander con su pasado y que trata de recuperar su patrimonio histórico.

“Sigue la estela de lo que ya hemos hecho en espacios del anillo cultural como los centros de interpretación de los muelles, bajo la plaza de Alfonso XIII; de la muralla medieval, bajo la Porticada; de la Torre de la Catedral, o con el refugio antiaéreo situado bajo la plaza del Príncipe”, ha apuntado.

La regidora santanderina ha detallado que el proyecto afecta a la esquina nordeste de la Catedral, donde se produce la intersección de las calles Somorrostro y del Obispo Juan Plaza García, concretamente el espacio que fue, en su momento, una casa-tapón y que, a día de hoy, ocupa un jardín urbano, habilitado por el Ayuntamiento, y al pequeño local en el que, hasta hace unos años, ejercía su actividad una agencia de viajes.

La actuación diseñada plantea incorporar ese espacio al conjunto de la Catedral y recuperar un tramo de la calle Los Azogues. Asimismo, incluye la realización de una excavación arqueológica, de acuerdo con las directrices que hace unos años dejaron escritas José Luis Casado Soto y Joaquín González Echegaray.

“Continuamos así poniendo en valor la historia y el patrimonio urbano y arquitectónico de Santander y su pasado medieval y damos muestra, de nuevo, de que la ciudad es el motor de la inversión productiva en Cantabria”, ha subrayado Igual.

En este sentido, ha recordado que, a día de hoy, hay en Santander 19 obras en ejecución por un valor de 39 millones de euros y están en diferentes fases de tramitación otras 44, que conllevarán una inversión cercana a los 80 millones de euros.

El proyecto dará continuidad al programa de inversiones impulsadas por el Ayuntamiento y el Obispado de Santander para la recuperación y apertura al público de espacios históricos del recinto catedralicio, ha destacado la alcaldesa.

Por ello, ha agradecido al Obispado de Santander la colaboración constante que mantiene con el Ayuntamiento y que hace posible que, a través de los respectivos convenios, vayamos a acometer cuatro actuaciones de calado para la ciudad y que suman una inversión que supera los 4 millones de euros, como son esta recuperación de las calles Somorrostro y Los Azogues, la remodelación de la plaza de Eguino y Trecu, la remodelación de las dependencias capitulares, financiada en un 75% con cargo al 1,5% cultural, mientras que el 25% restante corre a cargo del Ayuntamiento y el Obispado, o la creación de un albergue para peregrinos en la calle Limón.

Descripción de la actuación

El proyecto, diseñado por el arquitecto Clemente Lomba, supondrá recuperar la calle Los Azogues, la más antigua de la ciudad, que discurre junto al ábside de la Catedral. En su día conectaba el antiguo puerto con la zona alta de la ciudad, pero quedó cortada a raíz de la reordenación urbana del centro tras el incendio de 1941.

Con esta actuación se pretende reconstruir la calle con escaleras y rampas a la manera del clásico urbanismo medieval. La idea es sustituir la escalera actual por un conjunto de rampa y escaleras que, amparado por un muro curvo, emule un contrafuerte que dé asiento a la Catedral en el plano de la ciudad.

Para reforzar esa imagen que recuerde el diseño original de este espacio, con la Catedral elevada sobre un contrafuerte, se utilizará piedra de Escobedo, como la existente en el templo. Entre la rampa y el contrafuerte se genera además un espacio prácticamente rectangular, cubierto en su parte este, que podría destinarse a mostrar hallazgos arqueológicos del origen de la ciudad.

El proyecto ha sido adjudicado a la empresa Rucecan, por un presupuesto de 491.227 euros y con un plazo de ejecución de 6 meses.

Intervención arqueológica

El recinto arqueológico se encuentra situado bajo la zona verde. Ya en su momento, los historiadores Joaquín González Echegaray y José Luis Casado Soto plantearon la necesidad de realizar una excavación arqueológica en ese punto.

La calidad y el estado de conservación de las estructuras que puedan aparecer a lo largo de la campaña arqueológica a realizar requerirán ser evaluadas respecto a su tratamiento y puesta a disposición al público.

Se trataría de comprobar, a través de un sondeo arqueológico de todo el frente que enlaza verticalmente las calles de los Azogues y Somorrostro, la existencia de restos arqueológicos que se podrían corresponder con pavimento de la antigua calle de los Azogues, la necrópolis medieval y estratos arqueológicos que nos remontarían hasta comienzos de la primera ocupación histórica de la actual ciudad de Santander.

En la parte más baja del cerro de Somorrostro, en el lugar donde ahora se ubica el jardín, la excavación tendría el objetivo de encontrar restos de las murallas y otros restos de cronología romana y medieval en la vertiente norte del antiguo cerro de San Pedro, lugar en el que, con toda seguridad, se ubicaban el antiguo Portus Victioriae Iulobrigensium (fundado en el siglo I) y el puerto medieval de San Emeterio, construido tras la fundación del monasterio consagrado a los santos mártires en la segunda mitad del siglo VIII.