Jue16082018

Última actualizaciónMar, 14 Ago 2018 12pm

Back Está aquí: Inicio Bahía de Santander Una veintena de familias han participado en el taller de inteligencia emocional y disciplina positiva

Una veintena de familias han participado en el taller de inteligencia emocional y disciplina positiva

Una veintena de familias han participado en el taller de inteligencia emocional y disciplina positiva ‘Sembrar hoy, para recoger mañana’, desarrollado en la Biblioteca Municipal Miguel Artigas de Astillero. Una iniciativa que, como ha explicado la concejala de Sanidad y Servicios Sociales, la regionalista Pilar Briz, ha servido para dotar a los participantes de herramientas y formación en educación en inteligencia emocional.

El taller, de cuatro sesiones, ha completado las plazas ofertadas, con una “interesante y enriquecedora” de participantes. Entre los 28 asistentes había 18 madres, 7 padres, 2 abuelas y 1 abuelo, pertenecientes a un total de 20 familias.

La concejala de Sanidad y Servicios Sociales ha destacado que la valoración de los participantes “ha sido muy positiva”, tanto por la metodología utilizada como por los conocimientos adquiridos, manifestando que han “disfrutado” en las sesiones y que han obtenido información “interesante, útil y amena”.

Pilar Briz también ha celebrado que se hayan conseguido los objetivos marcados al inicio del taller, impartido por ‘Mariposas en la mochila’. Igualmente ha agradecido el “interés y la motivación” que han demostrado desde el primer momento las familias, que avanzadas las sesiones han explicado cómo ya han puesto en práctica algunas de las cosas aprendidas durante el último mes.

Entre las conclusiones del taller, recientemente clausurado, también se llama la atención sobre la participación de papás y abuelos como “algo nuevo” y que “demuestra que nuestra realidad social ha cambiado“.

Durante cuatro sesiones de 90 minutos cada una –desarrolladas entre el 23 de marzo y el 20 de abril-, los participantes han trabajado en el crecimiento personal como educadores, la revisión de sus conceptos de disciplina, la mejora del conocimiento de sus emociones, la formación para educar en inteligencia emocional y las herramientas para poner en práctica esa educación emocionalmente inteligente y basada en la disciplina positiva.